WILDCOAST – A voice for the coast and the ocean

COSTASALVAJE gana prestigioso premio de la Curva de Keeling por su innovador programa para combatir el cambio climático

Cambio Climatico | Manglares | Oceanos

COSTASALVAJE recibió el Premio de la Curva de Keeling 2019 por sus esfuerzos para proteger los bosques costeros -los manglares y otros ecosistemas costeros y marinos que ayudan a combatir el cambio climático  mediante la eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera.

“Debemos tomar medidas inmediatas para enfrentar el calentamiento global, y el Premio de la Curva Keeling está destacando las soluciones prácticas que pueden reducir las emisiones que atrapan el calor, aumentar la absorción de carbono y frenar el cambio climático”, dijo Brenda Ekwurzel, directora de ciencia del clima para La Unión de Científicos Preocupados y uno de los jueces de este año.

Los ganadores del prestigioso premio fueron elegidos entre casi 150 proyectos de todo el mundo. El premio reconoce proyectos que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero o promueven la captación de carbono.

“Nos sentimos honrados de recibir el Premio Keeling Curve 2019 por nuestro programa de soluciones naturales de carbono azul destinado a preservar los manglares que secuestran carbono, ayudan a mitigar las mareas de tormenta y son ecosistemas críticos para la vida silvestre y las especies de peces y mariscos comercialmente valiosas”, dijo el Dr. Serge Dedina, Director Ejecutivo de COSTASALVAJE.

Con el apoyo de CONANP, COSTASALVAJE está trabajando para proteger un total de 16,000 ha de manglares en el Golfo de California y prevenir las emisiones de 2.84 millones de MgCO2 que pueden surgir de su deforestación y degradación (3,400 ha ya protegidas). Las emisiones de carbono evitadas por este proyecto tienen un valor de $508,500 dólares por año, que serán invertidos en acciones de conservación de manglares que beneficien a las comunidades cercanas.

Se ha demostrado que los ecosistemas de carbono azul, como los manglares, absorben y almacenan hasta cinco veces más carbono que la mayoría de los ecosistemas terrestres, incluidas las selvas tropicales. El secreto está en que los almacenan en los sedimentos (lodos) que quedan atrapados entre sus raíces”, explica el Dr. Eduardo Nájera, director de COSTASALVAJE.

Los ecosistemas de carbono azul, como los manglares, las marismas y las praderas de pastos marinos, se encuentran entre los sumideros de carbono más efectivos del planeta. La conservación y restauración de los ecosistemas de carbono azul pueden ayudar significativamente a reducir las emisiones de carbono de los cambios en el uso de la tierra y mitigar la contaminación de gases de efecto invernadero. La región del Golfo de California alberga más de 460,000 acres de manglares.

“Pronto comenzará un proyecto para restaurar más de 100 acres de bosques degradados en Laguna San Ignacio, una laguna de nacimiento de ballena gris ubicada dentro de la Reserva de Biosfera Vizcaíno en Baja California Sur, México,” agrega Nájera.

El programa de carbono azul de COSTASALVAJE es un esfuerzo trinacional liderado por COSTASALVAJE con apoyo de la  comisión federal de México para áreas protegidas (CONANP) y la Universidad Griffith de Australia.

“Necesitamos una diversidad de enfoques para poder reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, eliminarlos de nuestra atmósfera y proteger nuestro planeta”, dijo Jacquelyn Francis, directora fundadora del Premio Keeling Curve.