WILDCOAST – A voice for the coast and the ocean

26 de julio, Día Internacional de la Defensa del Manglar.

Sin categorizar

¿Alguna vez has visto un bosque a la orilla del mar?

Sería imposible ver un bosque de pinos, abetos o cedros alcanzados por las olas, pero los bosques costeros sí existen. Se llaman manglares.



El Delgadito, B.C.S.


El Delgadito, B.C.S.


Los manglares son árboles o arbustos que se desarrollan en el intermareal (la zona donde rompen las olas en las mareas altas y bajas) y que brindan muchos servicios ambientales. Esto quiere decir que aportan beneficios a los ecosistemas que los rodean y, por lo tanto, riqueza y bienestar a quienes vivimos en ellos. La lista de estos servicios es larga:

-Zonas de alimentación, refugio y crecimiento de juveniles de crustáceos y peces;

-Actúan como sistemas naturales de control de inundaciones y erosión, por lo que protegen las costas;

-Son barreras contra huracanes e intrusión salina;

-Mejoran la calidad del agua al funcionar como filtro biológico;

-Absorben grandes cantidades de dióxido de carbono;

-Refugio de flora y fauna silvestre, como aves;

-Poseen un alto valor estético, recreativo y de investigación.

Se considera que los manglares poseen una alta densidad de servicios ambientales, es decir que, comparados con su superficie, aportan una gran cantidad de beneficios. Usemos como ejemplo Bahía Magdalena, en Baja California Sur. Este sitio produce el 70% de las pesquerías del estado y posee 17,000 hectáreas de manglar (Acosta-Velázquez y Ruíz-Luna, 2005). No es fácil imaginárselas, o tal vez suena como que es mucha superficie, pero en términos de ecosistema, se considera un área pequeña. De hecho, a nivel mundial, los manglares son considerados como raros o escasos, pues representan sólo el 7.5% del total de la superficie de bosques tropicales y subtropicales del mundo.




Foto: Miguel Angel de la Cueva» width=»366″ height=»242″ />

Buzos de almeja en Bahía Magdalena (Puerto San Carlos).
Foto: ©Miguel Angel de la Cueva/WILDCOAST

Debido a esta proporción superficie/servicios es que la importancia de cuidar a los ecosistemas de manglar tomó relevancia en todo el mundo. A nivel internacional, los llamados sitios RAMSAR brindan un estatus de protección a los ecosistemas humedales de importancia internacional, especialmente como hábitat de aves acuáticas. Los manglares forman parte de este tipo de ecosistemas.

En México, no sólo contamos con 128 sitios RAMSAR (más de la mitad se encuentran dentro de alguna Área Natural Protegida) sino que, además, 4 especies de manglar registradas en el país (mangle gris, negro, blanco y rojo) se encuentran protegidas por la NOM-059-SEMARNAT-2010. Esto es porque “podrían llegar a encontrarse amenazadas por factores que inciden negativamente en su viabilidad, lo que determinaría la necesidad de propiciar su recuperación y conservación”.   Como parte de estos esfuerzos de conservación, en 2011, la PROFEPA, junto con otras instituciones gubernamentales, lanzó el operativo nacional “México protege sus manglares”. El operativo incluyó monitoreos de vigilancia en los 17 estados del país donde hay manglar y detectó irregularidades en predios contiguos a estos sitios.

Aunque en cada sitio donde se encuentra el manglar es necesario aplicar estrategias específicas para su conservación, en general, las amenazas a las que se enfrenta este ecosistema, a nivel mundial, son las mismas:

-Proyectos de infraestructura;

-Falta de planeación adecuada para el desarrollo urbano;

-Extensión de las fronteras agropecuarias y agrícolas;

-Acuacultura;

-Contaminación acuícola y terrestre;

-Deforestación;

-Cambio de uso de suelo.

A esto habría que sumarle la falta de información sobre la dependencia que se tiene a estos ecosistemas debido a los múltiples servicios ambientales que ofrecen. En un estudio de caso en Kenya, se estimó que cada hectárea de manglar aporta beneficios valuados en un millón de dólares por año (UNEP, 2011). Pero quien no conoce el valor de un recurso natural, no luchará por su conservación.

Así que no te dejes engañar por la apariencia simple de estos árboles y arbustos, o incluso por el olor que despiden, si es el caso. El manglar es un recurso natural único en el mundo, de enorme valor y su conservación nos beneficia a TODOS.

-Mónica Franco



Mangle, Bahía Magdalena,BCS


Árbol de mangle en Bahía Magdalena.